Vía lagrimal

Es la responsable de la evacuación del exceso de lágrima. El mal funcionamiento de la misma puede provocar molestias, infecciones y lagrimeo de forma crónica.

El correcto diagnóstico del tipo y nivel de la obstrucción es fundamental para indicar la mejor técnica que resuelva el problema.

El sistema lagrimal se compone de dos elementos:

-El sistema secretor, glándulas que producen las lágrimas.

-El sistema excretor o de drenaje, que se encarga de conducir las lágrimas a través de sus conductos desde el ojo hasta la nariz.

Cualquier alteración de este proceso provocará la aparición de la patología, tanto por exceso de lágrima como por defecto de la misma, causando sensación de ‘ojo seco’.

Facebook
YOUTUBE
LinkedIn

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!